Rosie the Riveter (Rosie la remachadora): la historia detrás del póster

We_Can_Do_It!

 

Seguramente habrás visto miles de veces esta imagen de una mujer con pañuelo rojo y mono de trabajo, remangándose y mostrándo músculos con un bocadillo que dice: We can do it!, y que a día de hoy es todo un icono del feminismo y del empoderamiento económico de la mujer, pero ¿sabes cual es su origen? Atiende que voy a contarte la historia que hay detrás de ella.

Tenemos que remontarnos nada menos que a la Segunda Guerra Mundial, periodo durante el cual muchas mujeres remplazaron a hombres en sus puestos de trabajo en las fábricas, principalmente de la industria militar (aviones y armamento), para que éstos pudieran ir al frente. Hubo una campaña del gobierno de EEUU en la que se publicaron en prensa y otros medios muchas imágenes de mujeres trabajando en fábricas, con el fin de animar a más mujeres a trabajar en estos puestos.

 

rosie-riveter-3

 

La Rosie the Riveter que conocemos hoy, representa a todas las mujeres que durante la guerra trabajaban en las fábricas haciendo trabajos que hasta entonces habían sido realizados exclusivamente por hombres, y hoy en día a todas las mujeres trabajadoras. La mujer que aparece en el póster es en realidad una mezcla de muchas ‘Rosies’, nombre con el que se conocía a estas trabajadoras durante la guerra.

La primera vez que aparece el concepto ‘Rosie the Riveter’ fue en una canción escrita en 1943 por Redd Evans y John Jacob Loeb e intrepretada (entre otros) por Kay Kaiser o The Four Vagabonds, que se convirtió en un éxito a nivel nacional. En ella se hablaba de una entregada trabajadora que ponía todo su esfuerzo para apoyar a su país durante la guerra. El nombre de la canción, ‘Rosie the Riveter’ (Rosie la remachadora), era el apodo de una mujer real llamada Rosie Bonavita, hija de inmigrantes italianos que trabajaba como remachadora en la división aérea de la General Motors en Nueva York.

 

Otra verdadera Rosie a la que se asocia la figura de Rosie the Riveter, fue Rose Will Monroe, que también trabajaba como remachadora en una de las fábricas de aviones (Michigan) y se hizo muy conocida por sus apariciones en pósters y videos propagandísticos en los que se animaba a las mujeres a sumar su esfuerzo para ganar la guerra trabajando en las fábricas. La historia de Monroe me gusta especialmente porque después de haber sudado como una mula fabricando aviones, con cincuenta años (casi treinta años después de la guerra) cumplió su sueño de ser piloto.

¿Y quien es la Rosie del póster?

Rose (y su diminutivo Rosie) era un nombre muy común en aquella época (algo así como podrían ser aquí las María), pero curiosamente, la mujer que hizo de modelo para el famoso póster conocido Rosie the Riveter, no se llamaba Rosie, sino Geraldine Hoff Doyle, y tampoco era remachadora, sino prensadora. El póster fue creado por el artista J. Howard Miller en 1942, aunque se hizo verdaderamente famoso a principio de los 80s cuando el movimiento feminista norteamericano lo adoptó como un símbolo del feminismo y del empoderamiento de la mujer, símbolo que ha llegado hasta nuestros días.

Geraldine Hoff Doyle
Geraldine Hoff Doyle

Y si el póster es de 1942, ¿cómo es que la primera vez que aparece el concepto fue en 1943? El póster de Miller (1942) , del que estamos hablando, fue titulado simplemente ‘We can do it’, y pasó prácticamente desapercibido durante la guerra, ya que su papel se limitó a estar colgado durante dos semanas de la pared de una de las fábricas con el fin de dar ánimo moral a sus trabajadoras. Se le conoce como ‘Rosie the Riveter’ desde mucho después de la guerra, a partir de que el movimiento feminista lo redescubriera y adoptara.

Sin embargo, sí existe un “verdadero” póster llamado ‘Rosie the Riveter’: una ilustración de Norman Rockwell que fue portada de The Saturday Evening Post, una importante revista estadounidense, en el Memorial Day (día de los caídos en guerra) de 1943. Se dice que mientras Rockwell pintaba, sonaba la famosa canción e identificó totalmente a la rosie de la canción con la de su ilustración. En ella aparece una rosie bien fuerte, comiendo un sandwich en su descanso, con su remachadora sobre sus piernas, apoyada sobre una caja de herramientas en la que se lee ‘Rosie’ y descansando los pies sobre el Mein Kampf, el manifiesto de Hitler, en una postura basada en la de la figura del profeta Isaias de la capilla sixtina.

 

Rosie the Riveter

 

¿Y qué pasó con las rosies después de la guerra?

Pues cada una a su casa y aquí no ha pasado nada. Cuando los hombres volvieron de la guerra, recuperaron sus puestos de trabajo, sólo algunas mujeres se quedaron trabajando en la industria, el resto volvieron a sus puestos de trabajo habituales de tipo administrativo (la que lo tuviera), o a ser amas de casa en la mayoría de los casos. Incluso el gobierno (el mismo que hizo aquella campaña para que las mujeres sustituyeran a los hombres en las fábricas durante la guerra) en 1944, cuando estaba clara la victoria de los EEUU, hizo otra campaña propagandística, esta vez para que las mujeres volvieran a ser amas de casa.

 

Of course I can

 

Así pues, uno de los símbolos feministas más famosos y reconocibles a día de hoy tiene, paradójicamente, un origen muy machista.

¿Qué te parece esta historia? ¡Déjanos tu comentario!

 


Related Posts

One thought on “Rosie the Riveter (Rosie la remachadora): la historia detrás del póster

  1. Nora Guerrero
    mayo 2, 2016 at 10:02 pm

    Sastre el que costura ropa para varones. Modista la mujer que costura ropa para mujeres y también diseña moda. Costurera, la que hace trabajos de coser ropa no diseñada por ella y Diseñador el que crea conceptos y modas.

Comments are closed.